Una original y divertida manera de enseñar hábitos


Mi querida Emmita está próxima a los terribles dos años… He leído mucho y me estoy informado acerca de esta etapa, pues mi bebita, que ya está dejando de serlo (tengo ojos acuosos y trago saliva, para mí va a seguir siendo mi dulce bebé #MamáNostálgica #NoCrezcasTanRápido) está terrible!!!

 

Está en la etapa del ‘yo puedo’, ‘no quiero’, ‘yo  solita’, ‘es mío’, en la etapa de los berrinches (‘no me cambies el pañal’, ‘no quiero comer’, ‘no quiero el coche’), pero además, esa valentía y autonomía, se contrasta con ciertos miedos (gente desconocida, el nido, quitadera de chupón y pañal, etc.)

 

Hay momentos en los que como madres, nos cansamos, nos agobiamos, tenemos ganas de gritar, de llorar o de salir corriendo sin mirar atrás. (Entre gitanas no nos leemos las manos, sean sinceras, queremos mandarlos por un tubito), pero nos gana la razón, tomamos aire bien profundo unas veinte veces y buscamos la manera de salir airosas de estas crisis. #PowerMommy #SuperMom

 

Así que nos volvemos estratégicas y zas! Damos en el clavo, logramos reducir al enemigo, pues como vivimos con estos pequeños monstruos con cara tierna y dulce, logramos conocerlos perfectamente, sabemos qué les gusta y qué no. Yo he descubierto que a mi pequeña le encanta la música, vive cantando más que bailando y se aprende las letras de las canciones súper rápido.

 

Cuando le doy de comer, cuando le tengo que lavar las manos, cuando le cambio el pañal y hasta cuando tiene miedo, le canto muchas canciones que invento y me resulta. Se vuelve más dócil, me sigue y hacemos las cosas de mejor manera.

 

Hasta que descubrí que hay una empresa que hace Cd´s personalizados con el nombre de tu pequeño, son canciones bellas, súper modernas y de distintos ritmos pegajosos para que junto a tu pequeño, se aprendan fácilmente las letras. Hay canciones que ayudan en la educación del niño: enseñándoles buenos hábitos, a no sentir miedo, a querer a los abuelitos, a cuidar el medio ambiente, a tener paciencia, etc. Esto contribuye a fomentar la autonomía, la identidad y autoestima de nuestros hijos.

 

Cuando Emma escuchó las canciones por primera vez, se emocionó al escuchar su nombre. Saltó de alegría al saber que se referían exactamente a ella. Cada canción nombra particularmente al pequeño, haciendo que se sienta más identificado con las letras. Por otro lado, hace volar la imaginación, adquiriendo mayor vocabulario.

 

Cada vez que las dos nos sentimos alteradas, le pongo el CD, las canciones relajantes ayudan a mi hijita a  calmarse, a alegrarse y a realizar las tareas que quiero que hagan de una manera mucho más sencilla. En mi caso funciona de maravilla, me alivia en la a veces tediosa tarea de educar. Siempre es importante que el niño aprenda jugando, porque es la mejor forma cómo él va a adquirir los conocimientos.

 

Les dateo de la empresa que elabora estos CD´s, aquí les dejo su link en Facebook ‘La Totuga Pe’

 

Happy Blogging!

Mostrando Mambru Firma Pame.jpg

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *