Una dieta sin Gluten


Normalmente siempre tengo dolores musculares, vivo con contracturas musculares desde la adolescencia. He llegado a creer que es normal y asumía el dolor como “parte de”. Siempre acudía donde un quiropráctico para que con agujas me ayude, y felizmente me alivia, pero es sólo palear el dolor y nada más.

Este quiropráctico, me detectó fibromialgia, por los diversos puntos de dolor en el cuerpo. La fibromialgia es un trastorno, en donde uno siente mucho dolor en diferentes músculos y por lo tanto, uno se siente totalmente agotado, desmotivado y llega a haber depresión por el estado físico y por las pocas ganas de hacer esfuerzo físico. De hecho, el descarte lo debe hacer un doctor especializado.

He visitado a varios profesionales, hasta psicólogos, y todo ayuda, son grandes los gastos los que hay que asumir, pero hago de todo para no llegar a depender de la medicación que es muy fuerte y trae consigo efectos secundarios. Conversando con una amiga que se ha quitado el gluten por varios problemas que traía, me aconseja en probar sacarlo de la dieta para ver qué tal me va con los dolores musculares.

Para uno estar libre de gluten en el cuerpo, es necesario dejar de consumirlo por lo menos ocho semanas. El gluten se encuentra en el trigo, avena y centeno. Hace que la masa del pan, de los fideos, tenga una consistencia más blandengue. Es un conjunto de proteínas que le brindan a la masa cierta elasticidad.

Como yo ya había probado varias cosas para disminuir el dolor en el cuerpo, quitarme el gluten para no requería de gran problema, de hecho, es sumamente complicado, pues está en el pan, en la pizza, pastas, tortas, galletas y en varios productos enlatados. Felizmente, en el mercado hay varias cosas sin gluten (fideos, panes, pizza, galletas, snacks, etc)

De hecho que el costo es mucho mayor, pero tenía que probar estar sin el gluten. Lo consulté con un reumatólogo y me dijo que lo pruebe, que nada iba a perder, sólo iba a perder kilos. Eso no me venía nada mal, así que lo intenté y lo sigo haciendo. Ya he perdido 4 kilos en 2 meses. Debo decir que me va mucho mejor, mis dolores han disminuido considerablemente y tengo más ánimos. Al principio fue muy difícil dejarlo, las dos primeras semanas, sentía que me iba a morir, me daba muchísimo sueño, escalofríos y me sentía agotadísima. No sé cómo he aguantado, de hecho, las ganas de no sentir tanto dolor han sido mi motivación.

El síndrome de abstinencia ha sido bien fuerte, se me antojaban cosas dulces o más grasosas para compensar lo que mi cuerpo estaba acostumbrado a ingerir. El gluten se encuentra en muchísimos alimentos que consumimos día a día. (Sustancias de caldo, sillao, salsa de tomate, cerveza, algunos arroces y menestras que tengan contaminación cruzada, porque han sido elaborados en líneas de producción en donde se trabaja con trigo, etc).

Así que aprendí a leer las etiquetas de los envases y hay supermercados como Wong y Tottus que tienen anaqueles especiales con productos “Gluten Free”, también existen varias tiendas orgánicas y naturistas que ofrecen estos productos.

Ya tengo tres meses que dejé el gluten, no fue nada fácil y debo reconocer que en estos tres meses he “pecado” unas 4 veces, pero cuando lo he hecho, al día siguiente he amanecido con nauseas o me he sentido mucho más cansada, eso quiere decir que mi cuerpo ya se desacostumbró  al gluten. Si alguno de ustedes sufre de dolores crónicos en los músculos, les recomiendo hagan un enorme sacrificio y prueben 8 semanas sin consumir gluten, es bien difícil, pero inténtenlo, a mi me funciona y vale la pena. Mucho ánimo!

Recuerden que les estoy contando mi experiencia, no necesariamente va a ser igual en otros casos. Cada persona es diferente y a unos les puede ir bien y a otros no.  Todo está escrito con buena onda y estoy transmitiendo mi experiencia.

Happy Blogging!

 

IMG_0683.JPG

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *