Un animalito en casa


Si están en la duda de adquirir un animalito que acompañe a nuestros hijos y a quien queramos darle mucho amor, les expongo cómo me va a mí y a mi familia. Recuerden que cada caso es diferente, cada dinámica familiar es distinta y lo que para algunos pueda funcionar, para otros quizás no. #EsMiExperiencia

Nuestra familia está compuesta por 3 integrantes. Mi esposo, mi hija de 3 años y medio y yo. Aún no queremos tener un segundo hijo, no por el momento, y quizás no llegue a darse, así que vimos la necesidad de un acompañante para #PetiteEmma. Mi esposo siempre fue de tener gatos, debo confesar que yo no tenía idea y que por lo tanto les tenía miedo. #MiedoALoDesconocido. Siempre le dije a mi esposo que jamás tendría un felino, que no había forma, #NoWay y que prefería a los perritos.

Mis papás tienen un perro bello, desde que yo vivía con ellos. Es lindo, pero sus ladridos pueden llegar a ser un tormento para los vecinos y gente desconocida. Además, los perros son más dependientes (Hay que sacarlos para que hagan sus necesidades, aprenden más lento al inicio, no se les puede dejar mucho tiempo solos, porque se deprimen). En nuestro caso, la casa para mucho tiempo sola, salimos para actividades y compromisos y nos gusta viajar mucho, por lo tanto, un perro era más complicado y eso que nos encantan.

Emma fue creciendo y fue teniendo fascinación por los amigos gatunos, desde que visitamos a una amiga que tiene dos gatitos, se quedó impresionada y enamorada de estos animalitos. La clínica veterinaria que está a unas cuadras de mi casa, tiene de mascota a un gatito. Emma todas las tardes me pedía ir a visitarlo. Se quedaba grandes tiempos ahí y jugaba con Salamanco (así se llama el gatito). Me encantaba verla compartir y jugar con el gato, así que empecé a considerar la idea de tener uno en casa.

Conversé con mi esposo, quien estaba emocionado con la idea y le pregunté a varias amigas que tienen gatitos. Todas me hablaban maravillas de ellos, así que nos animamos por uno. Justo, cerca a mi casa, hay un albergue de gatos, es una señora de buen corazón, quien los adora y fue llenándose de los que botan a la calle. La población de estos animalitos va en incremento. Gracias a “Colitas”, la asociación que me dio el contacto de adopción. Pueden encontrarlos en su página de Facebook: https://www.facebook.com/colitasadopcion/?fref=ts

gatoencasa

 

Así que, si deciden tener uno o un perrito, por favor, consideren la idea de adoptar y no comprar. Hay tantos amiguitos animales que están totalmente abandonados, en condiciones trágicas y desean encontrar un hogar que los acoja.

En casa nos va de maravillas, Emma juega con la gatita, de hecho es un poco tosca, pero como nos dice la veterinaria, los gatos también lo son en sus juegos. Emma la adora como si fuera su hermanita menor, le da su comida, la peina, la cuida. Se le está formando cada vez más el sentido de responsabilidad hacia otro ser y la sensibilidad por un animalito. Por otro lado, está aprendiendo a compartir, algo un poco difícil en los niños de esa edad y más aún cuando son hijos únicos y además, se preocupa por si está bien, si ha comido, si ha tomado su agüita, etc.

El cuidado de un gato es mucho más sencillo. Es un animal totalmente independiente, aprende rapidísimo a usar su baño, es súper limpio. Nuestra gata es muy cariñosa, le decimos gato – perro, pues se comporta como un perrito. Cuando fuimos a adoptar gatos, preferimos que el/la gato/a nos adopte a nosotros y así fue, la gatita nos cogía y nos miraba para que nos la llevemos. Estamos muy felices de tenerla con nosotros. El único punto en contra es que bota bastante pelo, pero el hecho de estar todos felices, en especial nuestra hija, no tiene precio.

 

gataencasa1

 

Happy Blogging!

 

IMG_0683.JPG

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *