Por una lactancia libre de juicios


Cuando nació mi primer hijo, estaba en estado de trance, no me lo terminaba de creer todo, había durado 6 horas en sala de parto y me quedé dormida apenas llegué a mi cuarto, tenía muchas horas sin dormir porque justo esa noche antes se me dió por hacer de todo, así que cuando desperté, me asusté y temerosa fuí a la sala de bebés a recoger a mi primogénito (me da risa como suena esta palabra) y lo encontré en los brazos de la enfermera a cargo, bien arropado y recibiendo mimos. Me recibieron con una gran sonrisa y me contaron lo bien que se portó mientras yo descansaba, me llenó de orgullo. Y aquí empieza mi historia conn la lactancia, decidí llevarlo a mi cuarto y probar darle pecho como me había dicho la enfermera y como yo ya venía leyendo al respecto, me preparé con mi almohada estilo fideo y me dispusé del mejor humor a dar pecho. A penas le dí, succionó con todas sus fuerzas y yo sentía sólo dolor, sin embargo lo dejé, lo acomodé y pedí ayuda para que me dijeran porque estaba tan “desesperado”, la respuesta era simple, yo no tenía leche. Me recomendaron que hiciera muchas cosas, remedios caseros,  que tomara algunas vitaminas y que tome muuucho pero muucho té.

 

Todo lo hice, me llené de heridas y cada lactada me preparaba para lo peor, las lágrimas se me caían. Así fue una semana. Yo estaba siempre muy positiva a que la leche vendría, y lo hizo, apareció, pero no era suficiente. Di a luz a un bebé grande con gran hambre, así que la fórmula se incorporó a nuestras vidas desde el día uno. Cada persona que me preguntaba acerca de la lactancia me acababa repitiendo lo importante de ello. Yo lo sabía pero a pesar de mis esfuerzos mi cuerpo seguía sin producir, y los dolores me los tragué. Me coloqué cremas y esperé a que cure todo, 10 días y cada episodio era más fácil. No llenábamos la pancita de Lukas pero lograbamos complementar su alimentación, eso me hizo sentir mejor. Así lo hice por 6 meses, después me cambió y ya no quiso succionar más, lo acepté.

 

Cuando mi segundo bebé nació, el parto fue muy tranquilo, regresé activa al cuarto y probé darle pecho con el mejor de los ánimos pero preparada para el dolor. No fue lo mismo, no sentí dolor, pero no tenía leche nuevamente. Esta vez probé más cosas, todas a la vez. Logré tener leche pero siguió sin ser mucha. Darle pecho se convirtió en una de mis actividades favoritas, mirarla a sus ojos y ver como me necesitaba. Era algo implícito que me hacía feliz. Asi disfruté de 6 meses de lactancia y esta se acabó para nosotras, la fórmula volvió a ganar. Pero los 6 meses fueron hermosos con mi lactante.

 

Me encantaría decirles que lo hice por más de un año, pero no fue así. Mis dos hijos recibieron 6 meses de leche materna no exclusiva, sino complementada con fórmula. Y no me siento mal, no me siento menos madre, ni creo que por darle mas tiempo leche se haya ganado una un award. Lo respeto, lo encuentro genial cada que leo testimonios de mamás de mas de 2 años lactando, pero no le quito crédito a aquellas que como yo, no la pasamos bien, o que a pesar de colocarlos el día entero en el pecho, este no se estimuló lo suficiente para crear más leche. El amor por mis hijos no se vió afectado en ningún sentido, es más involucró a Chris , mi esposo, en este bello bello proceso de alimentarlos.

 

Así que nuevamente les reafirmo mi interés por que no se juzguen las decisiones personales de las mamás, no sabemos que viene detrás, si una depresión, una frustración con su cuerpo o simplemente se tiene toda la voluntad pero no lo logramos por “X” motivos. Todas la vivimos diferente, pero creo que todas coincidimos que la lactancia es importante. Así que si tienes una amiga que está dando de lactar o acaba de dar a luz y te dice que lo va a pausar o que no lo está haciendo, no la juzgues, ni le des el sermón de la leche materna. Ya lo sabemos todas, hay harto folleto, aplicación, libro, créeme que se sabe todas las propiedades, y recuerda: toda mamá desea lo mejor para sus hijos.

Feliz semana de la lactancia!!

Happy Blogging!

 

IMG_1679.JPG

 

Foto perteneciente a: @meganarevalo, compartida por Sakura Bloom

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *