Mis 28 de Julio.


Ayer fué la ¨Gran Parada Militar”, siempre recuerdo haberla visto por televisión y una sola vez en vivo y en directo pero les he comentado que me encanta dormir y esto sucedía desde chico #duermeminiñoduerme así que tanques y soldados  nunca veía aunque mi papa fue militar y hasta el día de hoy se levanta a horas que son muy temprano para mi y seguirán siendo #graciasadios pero ver a tu papa traduciendote el leguaje militar es siempre un placer y siempre lo será. Bueno lo que quería contarles es que siempre recuerdo los feriados como sinónimo de viajes y no se si a ustedes les pasa pero yo asocio olores a momentos de mi vida y ahora que la humedad esta casi al 100% algunos recuerdos de mi vida vienen como las lloviznas a esta ciudad. El recuerdo que me trae esta vez son los campamentos que hacíamos con mis papas cuando éramos chicos, mi papa tenia una camioneta que para nosotros era gigante y era la época que el cinturón de seguridad no era necesario (no había muchos menos carros en Lima) rebatíamos el asiento de la camioneta y la parte trasera era nuestro playground, les juro que hasta jugábamos futbol allá atrás con mis hermanos, ahora me da gracia por que mido 1.90 m. y es imposible que esa proeza vuelva a ser posible #minime.

Esos viajes olían a madera, humedad, arboles y parrilla, no les miento hasta ahora el olor a parrilla me hace recordar esos viajes una y otra vez cada vez que estoy enfrente de una. Mia papas nos llevaban al club de rimbombante nombre pero muy inclusivo “Country Club El Bosque”, aquí acampábamos junto al río! saben que es eso cuando eres niño? para mi fue lo máximo conocer la naturaleza, dormir con el ruido del río, trepar cerros con mis hermanos disputándonos quien era Indiana Jones! Como toda historia tiene un revés una vez que mis papas nos llevaron al club agregaron un twist a nuestros campamentos, una vez alquilaron una cabaña y si una cabaña como en la familia Ingalls simplemente morí, no podía pensar estaba feliz, en esa cabaña, espere ver al oso Yogui, espere ver un ogro, trate de ver una bruja (la buena del norte off course) en resumen se disparo mi imaginación.

Quería escribir este post de sensaciones y recuerdos ya que al día de hoy debemos apreciar el aire libre con nuestros hijos, la ciudad se transforma demasiado, antes creíamos que solo nuestros papas decían cosas como: aquí antes era todo chacra, pues ahora somos nosotros quien tenemos esas palabras en la boca, todo cambia y los espacios como los bosques no son palabras que nuestros hijos (mis sobinos) conozcan más que por libros en el colegio, así que les propongo que traten de hacer esos viajes donde solo haya naturaleza, en donde puedes disparar los sentidos sin necesidad de una app, sin necesidad de corriente, solo tu, tus hermanos, tus papas y un buen cuento para dormir.

Así que ya sabes chapa tu chibolo y vayan a respirar aire purito.

Happy blogging!

image-1

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *