El bendito objeto de apego


Quiero comenzar este post hablándoles de mi hijita Emma de 3 Años. Ella muere por los búhos, como ya muchos de ustedes saben. Su amor incondicional comenzó con un búho en especial, al que le llama “niño búho”. De pronto, al año y nueve meses, empezó a pedir que le regale un búho azul. Ella veía uno en Baby TV y le llamaba la atención. Todos los días me lo pedía a morir, caminé por varios lugares para encontrarlo y no tenía suerte.

Por motivos de fuerza mayor, mi esposo tuvo que viajar una semana a Colombia. Era la primera vez que Emma se separaba de alguno de los dos. Su papi le preguntó alegremente, ¿Qué quieres que te traiga? Y ella insistió con el búho azul. (No naranja, no rosado… un búho azúl). Me contacté con una amiga para que me hiciera uno, en caso su papi no lo encontrara, pues él no iba a viajar a la ciudad, sino a un pueblito en Santa Marta.

20150421_153643

 

De repente, me llega un mensaje de WhatsApp con la foto del que sería el “niño búho”. Mi esposo no cabía más en su propio pellejo: “encontró un búho azul en la selva Colombiana”. Cuando pasó la larga semana, Emma se reencontró con papito. Él la fue a recoger al nido y la esperaba con el famoso búho azul. Mi peque lo recibió emocionadísima y conoció al fin a su “niño búho”. Desde ese momento jamás se ha desprendido de él.

Ese búho se convirtió en lo que se conoce como el “objeto de apego”, el “objeto transicional” o coloquialmente el “objeto de consuelo”. Nosotros tenemos teorías por las que ella lo tomó como su yunta del alma.

  1. Ella relaciona ese muñeco con la separación y el reencuentro con su papá, al que adora con locura. Desde ahí, ese simple peluche ha tomado mucho significado en su vida.
  2. Un par de meses atrás, ella dejó el chupón, mientras ella lo utilizaba, no estaba tan aferrada a ningún otra cosa.
  3. Recién empezaba el nido, era su primer mes. No fue tan fácil dejarla al principio y su búho la ayudó a decir “goobye”.

Por eso, es que yo lo llamo “bendito objeto”, porque gracias a éste, ella pasa los momentos más difíciles de su vida airosamente: despedidas con papá y mamá, cuando llega a nuevos lugares, cuando conoce gente nueva, cuando va donde la doctora, cuando viaja en avión, cuando duerme en otra cama, para conciliar el sueño, cuando está asustada por algo, con alguna enfermedad, etc.

20150527_162803

Es un objeto que la ayuda a enfrentar retos en su vida, ¿Cuál sería el motivo para quitárselo, si le brinda seguridad? Por eso, estoy eternamente agradecida que en el nido le permitan estar con eso. Si por favor, en algún centro educativo les prohíben esos objetos, no lo permitan! Ese peluche, esa manta, esa almohadita es un reemplazo de papá y mamá cuando no los tienen cerca. El objeto de apego es una extensión de los padres, es algo de su casa que lo está sacando y hace que se sientan muy seguros.

20160414_134921

La textura, el olorcito (así esté asqueroso), es lo que ellos tienen presente para no sentirse solos, tristes. Espero que ese “niño búho”, no tenga un final trágico y no lo pierda, sino sería una gran crisis y estallaría la tercera guerra mundial #diosnoslibre

Les cuento las características de los objetos de consuelo:

  • Son objetos que los niños le toman gran valor y no se desprenden ningún instante. El precio, el que sea feo o bonito, no va a significar nada para el niño. Es lo que él elige arbitrariamente y punto.
  • No hay forma de imponerle algún objeto. El que a los padres nos guste algún muñeco, no va a determinar que ese sea el elegido. Es totalmente impredecible. Si yo hubiera sabido que ese búho iba a ser el elegido, le compraba otro. #MasTeValeQueLoCuidesMasQueATuPropiaVida
  • Cada niño escoge algo diferente, lo que para algunos pueda ser un peluche, para otros es un trapo, un chupón, un biberón, la oreja del papá, la teta de la mamá, chuparse el dedo, etc.
  • El pequeño no va a querer que se lave. Por un lado, el lavarlo implica que el niño se desprenda por unas horas de esa cosa #wrong. Por otro lado, el olor y la textura a sucio, les gusta, les gusta que tengan algún olor característico y sentir cierta suavidad.

 

Ese objeto empieza a tomar valor a partir de los 6 meses – 1 año, hasta los 5 – 6 años. Así que tengan mucha paciencia y cuídenlo demasiado bien.

Happy Blogging!

IMG_1681-1.jpg

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *