Digo NO, porque quiero!  2


Mi #petiteEmma está entrando en su etapa de ‘rebeldía’. Desde ahora su apellido va a ser Contreras, Emma Contreras. ‘Emma, vamos a bañarnos?’, ‘No mamá’, así me tiene todo el día. ‘Vamos a comer?’, ‘No mamá ‘;’ A peinarnos?’; ‘No mamá’. Todo el día es ‘No, no, no’…. Ah, me olvidaba…. ‘Otro no’. Una como mamá se frustra, estás toooodo el santo día con ella, la cuido, la alisto, la llevo al nido, la recojo, le doy de comer, juego con ella, la saco a pasear, le doy todo y ella me paga con esto….. Un ‘NO’ rotundo. #snifsnif.


Me puse a analizar las cosas, sí, a veces me entra el insomnio, y me pongo a pensar en el silencio de la madrugada, qué hice, por qué pasan algunas cosas…. Y me doy con la sorpresa que hay cosas que tengo que evitar y aquí van. Si yo quiero que Emmita se bañe, que coma, que se cambie, etc, etc. Para qué le pregunto si lo quiere hacer? Si le digo ‘Vamos a guardar los juguetes?’, le estoy dando la opción a dos respuestas muy sencillas, al ‘Sí’ y al ‘NO’.

Los niños, a partir de los 2 años, empiezan a darse cuenta que son personas autónomas, que no son la extensión de la madre, y que por lo tanto, quieren hacerse notar. Nos muestran sus preferencias, lo que les disgusta, lo que quieren y no. Entonces, para qué ‘Yo, madre de Emma, persona adulta responsable por su educación’, le doy voz y voto en estas actividades que son esenciales e importantes para mi hija? NO DEBO PREGUNTAR SI QUIERE HACER ALGO QUE TIENE QUE HACER!!!

Lección aprendida, voy a escribirlo 100 veces en la pizarra. Entonces, aprendí a que si quiero que haga algo, como bañarse, debo anticiparle 5 minutos antes, porque a los niños no les gusta ser sacados de sus momentos de diversión y porque tenemos que ser respetuosos. Si está armando sus Legos, no puedo interrumpirlo y cortarlo. Entonces, le voy a avisando 5 minutos antes lo que va a pasar para no cogerla por sorpresa. Cada cierto tiempo se lo vuelvo a recordar, para que sepa qué viene luego.

Otra cosa que hago es decirle afirmando, ‘Emma, ya te toca la hora del baño’ y como a ella le gusta decidir, la voy a dejar opinar, pero con otra cosa. ‘Emma, quieres bañarte con el pulpo o con las estrellas marinas?’. Ahí le estoy dando oportunidad a que elija, pero no por el baño, sino con lo que se va bañar. Emma se siente feliz y orgullosa de poder elegir y se va HAPPY a bañarse. #alaguapato.
Lo mismo sucede con todas las actividades que ella Sí o Sí tiene que hacer y por las que no puede ni debe decidir. (Baño, comida, abrigarse, irse de algún lugar, irse a dormir). Tenemos que darnos cuenta que el NO de nuestros pequeños hijos no es un NO verdadero, ese NO significa: ‘Mamá, no me da la gana de hacer lo que tú quieras, yo soy una persona adulta con DNI amarillo y te voy a contradecir, porque así me impongo, así soy yo el que domina en esta casa, el rey o la reina’.

Recordemos que somos nosotras las que mandamos, las que tenemos las riendas de esto yno va venir un mocoso de menos de 1 metro de estatura a mandarnos y decirnos qué va hacer. Debemos darles elección, pero por otras cosas. ‘Hijito, nos vamos a cambiar, qué pantalón quieres ponerte? El azul o el gris?’ OJO, solo hay que darle a elegir entre dos o tres cosas, no más, porque sino los confundimos y ellos no van a poder elegir fácilmente.

Hasta el momento todo está funcionando, Emma es feliz porque opina y yo soy feliz, porque hace lo que yo quiero que haga y ese bendito ‘NO’, ya no lo escuchamos mucho por casa. 🙂

Happy Blogging!

 

IMG_1681-0.JPG

Comentarios

Comentarios


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Digo NO, porque quiero!