Conociéndonos un poco más con #MissPame


Llevo poco tiempo escribiendo para Mambru. Vane me contactó, porque somos amigas y siempre nos hablábamos, a pesar de la distancia, y conversamos sobre nuestros pequeños. Lukas le lleva a mi Emma dos semanas de nacido, así que todo el tiempo estamos pendientes, una de la otra, para ver qué cosas nuevas han hecho, cómo se han portado y cómo nos sentimos como mamás primerizas.


Eso ayuda mucho a una nueva mamá, estar en continua comunicación con otra mami para pasarse tips, contarse novedades, desahogarse, darse cuenta que una no está sola y que hay otras mamis que pasan las mismas experiencias y siempre es bueno sentirse comprendida. Yo no podía creer lo multifacética y activa que es Vane. Mientras yo daba de lactar y dormía por las malas noches, Vane ya se había pintado las uñas, hecho cosas en su casa, yendo a trabajar medio tiempo, haciendo zumba, haciendo manualidades, comprando y escribiendo sobre cosas que le gusta. Todo esto sin descuidar sus quehaceres de madre. Que loco, siempre admiré eso en ella, la capacidad de dormir poco y estar muy activa. 


Hasta que un día soltó la idea de hacer un blog para mamás como nosotras, me motivó a escribir y despertó en mí el interés de transmitir algunos conocimientos e ir aprendiendo mucho más. No son muchos, pero espero sirvan de ayuda. Estudié Educación Inicial y me especialicé en Estimulación temprana. Me encantan los bebés, pues me encanta ver cómo, con cosas simples, aprenden tanto. El progreso en ellos es mucho más notorio, pues de ‘ah, ah’ aparecen los ‘agús’ y luego las ‘baba, mama, papa’ y de  estar boca abajo, empiezan a rodar, a arrastrarse, gatear, caminar, correr, saltar. Es una maravilla, pues cada día es un logro inmenso para los bebés y sus padres. El trabajo con bebés es increíble y siento que con mi Emma (que ya dejó de ser bebé) me he enriquecido aún más.


Decidí dejar a un costadito mi carrera profesional para dedicarme a mi gorda a tiempo completo. Termino agotadaza física y emocionalmente, pues los enanos son impredecibles y no sabes qué va a suceder: en un momento puede estar todo tranquilo y ‘paffff’, pasa algo que se torna gris y termina el día difícil o viceversa. A pesar que no esté en los salones con mis niños, siento que no estoy descuidando mi carrera, porque con Emma estoy aprendiendo mucho más. Ella me toma los exámenes parciales y finales muchas veces al día y siempre estoy en constante práctica, así que cuando regrese a las canchas, voy a dominar la pelota jajaja. 


Además que estoy leyendo algunos libros interesantes que me ayudan tanto en mi papel como madre, como esposa y como maestra: ‘Tu Hijo del Dr. Benjamin Spock’, ‘Errores y horrores de una mamá primeriza de Yolanda Saénz de Tejada’ y ‘Tú y yo… y nuestro hijo de Lídia Guinart’, ¡se los recomiendo!

 

Happy Blogging!


 

  

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *