“Come todo Mono” : El Juego de roles en los niños


Es divertido ver a nuestros hijos cuando juegan solos. Me encanta observar siempre a mi Emma, la miro y escucho atentamente.

Coge a sus 3 peluches de búhos, le pone a cada uno un tutú, ella se coloca su tutú también, y dice muy seriamente, ‘Chicos, yo soy la miss Ana, vamos a dar vueltas y caminar de puntitas’, luego les da unas varitas que tienen que colocar en el piso. Un día, llegué temprano a recogerla de sus clases de ballet y me di con la sorpresa que efectivamente, los niños hacían lo de las famosas varitas. Ella reproduce todo lo que hacen en sus clases de baile.

En otro momento, vi que cogió a todos sus peluches, los sentó en el piso en círculo y ella se puso en frente, agarró su pandereta y se puso a hablar ‘Hola chicos, buenos días, ¿cómo están?, soy la miss Charito’ , y siguió cantando una canción ‘Patatin patatin patatero, hola mono, cómo te va’, después de eso, les daba indicaciones y seguía así hasta que llegaba ‘la hora de la salida’, cantaba la canción de despedida y decía ‘mira elefante, ya llegó tu mamá’.

Otro día, vi que cogió su carrito de compras de ‘Bomb’ (Wong), llevaba sus frutas y algunos ‘productos’ (tiene de todo: leche, huevos, frutas, verduras, cereales, etc), llegaó hacia su cocina, puso su olla, metió sus verduras, le echó mostaza, leche, sal, pimienta y le dijo a su mono, ‘Ya está la comida, siéntate y comes todo’ con voz seria y firme.

Obviamente, al ver estas escenas, me río mucho por dentro, pero hago que no se dé cuenta. Es gracioso, porque utiliza palabras que yo digo. Veo además, que imita mucho a las personas más significativas de su entorno y también noto que hay hábitos que está adquiriendo, como lavarse las manos, guardar después de jugar, etc.

 

juego de roles

 

Los juegos de roles son importantes y naturales en la niños a partir de los 2 años o un poquito más. Nos muestra como el niño va percibiendo su entorno, se disfrazan, hablan solos o con sus juguetes y van poniendo en práctica el vocabulario. Por ahí que nos van a presentar en algún momento a su amiguito imaginario, aún Emma no lo ha hecho, no sé si lo haga, porque no todos tienen esa clase de ‘amistades’.

Además, la imaginación vuela a mil, la creatividad se desarrolla inmensamente. Es un momento en el que los pequeños se permiten ser adultos, y ahí lo notamos en las expresiones, las palabras, la vestimenta, etc. Estos juegos también se dan en grupo, en mi caso, Emma es hija única, pero la he visto un par de veces jugar con amiguitos y cada uno toma un papel. En estos momentos, es cuando se dan sus primeras interacciones sociales: respetar al otro, escucharlo, compartir, dar sus opiniones, etc.

Finalmente, es un momento en el que, como padres, debemos estar atentos, escucharlos y observarlos mucho, ahí nos podemos dar cuenta cuáles son sus gustos, qué piensan sobre algo, como son tratados por los adultos responsables de su educación, etc. Yo aprendí a que no debo de ser tan firme cuando le doy de comer. Ella le da de comer al pobre mono y lo mira fijamente y le dice ‘Come todo mono, por favor, no te pares de la mesa’ de una forma muy autoritaria que yo tengo que cambiar. El monito la mira asustado, como diciendo ‘ahí viene la loca de Emma a volverme a alimentar’.

Happy blogging!

 
IMG_1681-0.JPG

Comentarios

Comentarios

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *