34 semanas y apareció Momzilla 3


En estos últimos días (semanas mejor dicho) de embarazo algo pasó, se escapó el glow maternal del que todos hablan, les juro que en estos días han llegado la impaciencia, un poco de incomodidad y una ilusión desbordada, osea en resumen intuirán que estoy con un “geniecito” que ni se imaginan (huyan!!!!). Pero a todo esto considero que estoy super lista para conocer a mi bebé, sólo que a pesar de que quiero que llegue a hacerme compañía, aquí esta la razón de mi cambio de humor por momentos (no exageremos): NO termino de hacer TOOODO lo que quiero para ella.

Me he propuesto hacerle una serie de cosas a la princesa, como por ejemplo un extremely make over a la que era la cuna de Lukas, la tela está ahí esperándome para ser cortada y cosida, quiero terminar de tejer su manta (le hice una a Lukas a crochet, y a ella también le estoy haciendo una), quiero acondicionar su corralito a una versión más femenina de sí mismo, y así se me quedan miles de ideas más por allí… pero por otro lado también están mis proyectos con Lukas, las tarjetas navideñas, el calendario de adviento, ser simplemente la mamá osa que se echa con su bebé al lado a apapucharlo cada que puede y por supuesto ser mujer, dedicarle tiempo a mi esposo, mis proyectos personales, mi trabajo, una locura y a este paso me siento Humpty Dumpty (sólo en el aspecto físico jaja), cuando me apresuro en mi día, mi cuerpo me manda automáticamente a frenar y se acaba la locura, debo calmarme y hacer una cosa a la vez. Quiero, quiero, quiero …. luego respiro y recuerdo que más vale una cosa bien hecha que varias a medio hacer.

A estas alturas de mi embarazo (34 semanas) dormir es un reto que tengo que cumplir todas las noches, muchas veces así este cansada la falta de aire no me lo permite. La espalda baja me mata y la bebé ya presiona para abajo así que correr ya no puedo, ni acelerar el paso. Loquísimo todo pero recuerdo que así fue también con mi primer embarazo, sólo que en aquellos momentos podía darme el lujo de relajarme y dedicarme plenamente a mi embarazo. Ahora mis pensamientos están por todos lados, siendo Lukas mi tema constante, no quiero que se sienta relegado con la llegada de su hermanita, y siempre una se hace la misma pregunta … lo estoy haciendo bien? (como mamá), por ahí leí que desde el momento que nos formulamos esta pregunta es un indicio de que sí lo estamos haciendo bien.. así que a confiar en uno mismo y amar como locos a nuestros pequeños.

1,2,3,4,5,6,7,8,9…10…..saben qué? No cambiaría nada de lo que estoy pasando en estas semanas, por la sencilla razón de que después de todo soy feliz!

Cómo manejan sus embarazos y sus rutinas queridas?

Happy Blogging!

IMG_0810

Comentarios

Comentarios


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios en “34 semanas y apareció Momzilla

  • bella

    Que tema lo de no dejar de lado al hijo mayor, es una cosa que te da vueltas por la cabeza constantemente.. Especialmente los primeros días, pero de a poco te vas a ir acostumbrando A repartirte y tu otro nene tambien 🙂 espero que te sean leves estas ultimas semanas
    Saludos!

  • Pamela Vergara

    Creo que es el embarazo de mujercita. Yo también estuve así con el de mi hija y mi hermana que estuvo embarazada de hombre estaba mucho más activa y ella ya tuvo dos embarazos de mujeres y me dice que se sentía recontra agotada.